Buscar este blog

domingo, 28 de febrero de 2010

Humanitarismo

En estos tiempos donde el mundo cada vez es más pequeño debido a que las comunicaciones nos acortan las distancias, donde el conocimiento esta en constante desarrollo y por todos lados el tiempo corre cada vez más rápido procurando estar acorde a la gran cantidad de información que manejamos en la actualidad. Es necesario ante esta realidad reflexionar por un momento como seres humanos y volver a preguntarnos sobre la vida y el futuro de la humanidad.Es hoy y no mañana la hora de actuar ante las tensiones, conflictos, males entendidos que existe en cada uno de nosotros y nuestras naciones. No debemos buscar en nuestras diferencias un motivo más de división, sino una oportunidad para reconocer nuestra diversidad como seres humanos. Debemos trazar los puentes que nos unan, buscar como seres humanos un mundo en el que nos inspiren las palabras de paz, amor, verdad y libertad. Pero la motivación de estas palabras a las que el ser humano invoca por la tentación a realizar algún sueño, no se debe convertir en un uso personal, sino universal, ya que todos como seres humanos necesitamos de estos sueños para poder aliviar aquel interior que nos implora felicidad.Es momento de actuar sin palabras, momento de expresar las palabras en obras y hacer de este mundo al que todos desde cada rincón de este planeta deseamos que sea. Las mayores catástrofes que ha tenido y tiene humanidad, empezaron por la falta de una acción, "el amarnos mutuamente".


¿Qué es el humanitarismo?
"La fuente principal de la humanidad está en la moral social, que puede resumirse en una sola frase: haz a los demás lo que quieres que se te haga. Este precepto fundamental se encuentra, en forma casi idéntica, en todas las grandes religiones: el brahamanismo, el budismo, el cristianismo, el confucianismo, el islamismo, el judaísmo, el taoísmo. Y es también la regla de oro de los positivistas, que no se fundamentan en la religión, sino en los datos de la experiencia, en nombre sólo de la razón. De hecho, no es necesario apelar a nociones afectivas o transcendentes para reconocer la ventaja que tienen los seres humanos en mejorar recíprocamente su suerte."
"El humanitarismo no es una religión que se opone a otras religiones, una moral que se opone a otras morales. Pero cuadra con los preceptos de no pocas religiones y de no pocas morales. Es uno de los raros terrenos en que gentes de todas las tendencias pueden encontrarse y darse la mano, sin traicionar lo que es en ellas más íntimo y más sagrado."
Jean Pictet

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada